Blogia
Mg. JAIME ANDRES RAMIREZ

Disciplina y ahorro, la fórmula de la riqueza

Cada cual, de acuerdo con sus propios ingresos y expectativas, puede construir una estrategia propia para planear y hacer su ahorro. No hay esquemas para todos. Los planes financieros son individuales pues corresponden a los ingresos y las expectativas o metas que cada cual se fija. No se trata ni de fórmulas mágicas ni de altas matemáticas: sencillamente, planear el ahorro y cumplir.Se ha recurrido a los números, a los astros, a los naipes, a la lotería, a las rifas pero nadie ha dado con la fórmula para obtener dinero, mucho y fácil. Otros han escrito cientos de libros sobre mil maneras de "volverse rico", pero quienes los compran solo logran abultarle un poco el bolsillo a autores y editores.

Una vez alguien incursiona en los anteriores temas regresa de nuevo a su actividad laboral cotidiana. Es muy seguro que al poco tiempo se dará otro chance jugándole al azar. Y de nuevo ¡nada! Lo más llamativo de este carrusel sin fin es que estas personas ignoran que la clave de la riqueza la tienen ahí mismo. En sus manos. A centímetros de su rostro. La fórmula mágica es planeación financiera.

Y sus ingredientes no son pócimas misteriosas ni enrevesados cálculos numéricos. Simplemente ahorro y disciplina.

"No basta pensar en ser rico para serlo. Es necesario trabajar con eficiencia, fijarse una estrategia inteligente, tomar decisiones y llevar a efecto una serie de acciones con habilidad", aseguran los expertos Boris Ackerman y Franklin Colho. Por su parte, María Cristina Hurtado, profesional en Finanzas y Comercio Exterior y docente en matemáticas financieras, señala que la planeación financiera "es un proceso individual para alcanzar los objetivos de un proyecto de vida mediante el diseño de una estrategia real y consistente, a través de un manejo adecuado de las finanzas personales".

Especifica que es individual porque no se puede realizar un proceso estándar. "Debe adecuarse a la realidad y necesidad de cada persona y su familia". En cuanto a estrategia real y consistente, explica que es "volver esos sueños objetivos, ser realistas en el proceso y con las metas que alguien se propone, y ser muy constantes durante todo el proceso".

Para los expertos, las áreas claves de la planeación financiera son las siguientes: retiro, imprevistos, educación, construcción de patrimonio, impuestos, herencias y transferencias de capital e inversión. Con el conocimiento pleno de estas áreas, señalan, se podrá definir con claridad los objetivos buscados. Naturalmente, el orden de prioridades lo establece la misma persona, analizando la situación del momento.

La planeación financiera parte de un principio: uno es una empresa. En estas condiciones, el primer paso es definir objetivos y prioridades con claridad. ¿Qué es lo que quiero? es la pregunta a responder. ¿Vivienda? ¿Educación? ¿Viajes? ¿Qué es lo primero? Segundo: Analizar la situación financiera con lupa; de tal manera que el resultado nos diga cómo se halla la relación entre los activos y pasivos e ingresos y egresos. De este análisis se deduce con certeza cuál es nuestra riqueza neta y cuál nuestra capacidad de ahorro.
Tercero. Construir un plan de inversión que permita lograr los objetivos trazados. O sea pasar de donde se está a donde se quiere llegar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres